Descubre estos sencillos tips para RETRASAR EL ENVEJECIMIENTO

Aunque no lo creamos, nuestra actitud es determinante a la hora de combatir el envejecimiento. Una forma de ser proactiva y positiva puede ser un paso para mantener la salud.

Retrasar el envejecimiento no depende solamente del consumo de antioxidantes a diario. El envejecimiento es consecuencia de muchos factores, y para prevenirlo y combatirlo debemos hacer cambios en nuestra vida, en nuestros hábitos y en nuestra actitud.

Descubre en este artículo los 10 mejores tips para retrasar el envejecimiento de la manera más natural, para lograr mantenernos jóvenes por dentro y por fuera.

Combatir el envejecimiento sin cirugía
El paso del tiempo no nos perdona y sufrimos los efectos de los radicales libres tanto por fuera como por dentro.

No obstante, aunque no se conoce la fórmula de la eterna juventud, sí existen algunos tips que nos ayudan a mejorar la renovación celular y a prevenir el envejecimiento de manera natural, además de aportarnos una mayor calidad de vida.

Los efectos de la cirugía no siempre son satisfactorios, ya que son caros, tienen efectos secundarios, pueden ser temporales y no siempre nos gustan.

Con estos consejos, en cambio, conseguiremos ser más felices y tener un cuerpo y una actitud juveniles y llenos de vitalidad.

1. Evitar las emociones negativas

Pocas veces tenemos en cuenta las consecuencias de las emociones negativas en nuestro cuerpo.

No obstante, si son habituales, estas pueden provocar un deterioro en el organismo, ya que afectan a la función principal de varios órganos, como por ejemplo el hígado o el intestino.

Debemos procurar vivir de manera sencilla y mejorar nuestras relaciones personales.

Aprende a desarrollar la paciencia, la empatía, la amistad, etc. En lugar de enfadarnos, ponernos en el lugar del otro nos dará una mayor comprensión de por qué las otras personas actúan de determinada manera.

2. Ser proactivo

No basta con ser personas activas: debemos ser proactivas. Es decir, tener la iniciativa para hacer más cosas, para llevar un ritmo constante de actividades sin estresarnos, aprendiendo a disfrutar de cada cosa.

Podemos contar con la pareja, la familia o amigos que también quieran llevar un estilo de vida similar.

Esta actitud debe guiarnos en nuestra intimidad, en el trabajo, en vacaciones, etc. Las personas de nuestro alrededor se contagiarán y, con el tiempo, lograremos mantener un aspecto entusiasta y juvenil a pesar del paso del tiempo.

3. Aprender a dar

Aprender a dar, a ser más generosos, a ayudar… Los valores que nos hacen ser mejores personas nos hacen sentir felices y tener la conciencia tranquila, además de una agradable sensación de satisfacción en el día a día, fruto de la alegría que provocamos en otras personas.

Esto repercute de manera muy positiva a la hora de prevenir el envejecimiento.

4. Comer lo justo, ni más ni menos

Comer demasiado nos hace subir de peso y, además, daña nuestro sistema digestivo, lo cual nos oxida y causa envejecimiento prematuro.

No obstante, comer poco nos puede provocar déficits nutricionales, lo cual también acelera el envejecimiento. Hay que encontrar el equilibrio.

5. Aprender a respirar

Respirar de manera correcta aumenta nuestra calidad y esperanza de vida, ya que esta función es vital para el organismo, para hacer llegar el oxígeno a cada célula de nuestro cuerpo y evitar la oxidación.

Debemos respirar de manera amplia y profunda, con serenidad, para ser personas más felices y vivir de manera más relajada.

6. Beber agua a lo largo del día

Este consejo tiene mucha más importancia de lo que creemos, ya que el envejecimiento está relacionado con una deshidratación progresiva del organismo.

La piel arrugada tiene un contenido en agua muy bajo, por lo que debemos beber agua a lo largo del día para hidratar y nutrir la piel y también los órganos.

7. Disfrutar de los super alimentos

Cada vez están más de moda los super alimentos, que son alimentos que destacan por un alto contenido en vitaminas, minerales y antioxidantes, entre otros nutrientes.

No pueden faltar en una alimentación equilibrada si queremos mantenernos jóvenes y con energía:

Cacao.
Hierba de trigo.
Espirulina.
Maca.
Levadura nutricional.
Cáñamo.
Chía.
Moringa.
Chlorela.
Quinoa.
Estevia.
Açaí.
Coco.
Aguacate.

8. Evitar el estrés

El estrés es el enemigo de la juventud, ya que provoca una oxidación gradual del organismo que repercute en un desequilibrio de la función de los órganos y en un deterioro de nuestros aspecto físico. El estrés debe ser lo primero que debemos eliminar si queremos mantener la salud.

Fuente: Mejor con salud