ESTOS MALOS HÁBITOS ESTÁN ACABANDO CON LA SALUD DE TU PIEL POCO A POCO

Además de mantener una adecuada higiene, el descanso también es fundamental para la salud de nuestra piel, ya que este es necesario para que las células se regeneren

Para mantener la piel joven y saludable es primordial adoptar una completa rutina de embellecimiento que, además de cosméticos, incluya hábitos de vida saludables.

Aunque la aplicación de cremas y lociones ayuda a revertir los daños causados por los agentes externos, es fundamental complementar su cuidado con otras prácticas que, de alguna forma, influyen en su estado.

En conjunto con esto, también hay que tener en cuenta ciertos hábitos cuya práctica le causan deterioro, pérdida de humedad y otras alteraciones que son mal vistas a nivel estético.

Estos no suelen considerarse como responsables de las imperfecciones y, al ser ignorados, son causas potenciales de envejecimiento prematuro.

Considerando que muchas aún no los han identificado, a continuación queremos revelar en detalle los 5 más comunes.

1. Dormir mal

¿Tu piel luce opaca? ¿Tienes ojeras y bolsas? ¡Cuidado! Es probable que la aparición de estos signos te esté indicando que tienes una mala calidad de sueño.

Si en los últimos días no logras dormir bien, tienes interrupciones durante tu periodo de descanso o, simplemente, has reducido tus horas de sueño, sería conveniente que tomaras medidas al respecto.

Esta situación debe controlarse cuando antes, ya que además de afectar la piel, también puede influir en otros problemas de salud.

Sugerencias
Organiza tu horario de sueño y procura cumplir con 7 u 8 horas diarias, sin interrupciones.
Evita el uso de dispositivos electrónicos o distractores antes de dormir.
Verifica que tu lugar de descanso sea cómodo y apropiado.
Evita las cenas demasiado copiosas y trata el insomnio con bebidas naturales.

2. Llevar una mala alimentación

Tal y como ocurre con los demás órganos de nuestro cuerpo, la piel requiere de nutrientes de alta calidad para mantenerse saludable y protegida.

Las comidas que son deliciosas pero que carecen de nutrientes tarde o temprano influyen en la aparición de imperfecciones como las manchas, las arrugas y el acné.

Una dieta sana, rica en antioxidantes, vitaminas y minerales, ayuda a conservar la dermis suave, joven y libre de problemas.

Sugerencias
Evita el consumo excesivo de azúcares refinados, grasas y carbohidratos.
Aumenta la ingesta de frutas y vegetales crudos.
Asegúrate de consumir fuentes de proteínas, ácidos grasos esenciales y fibra.

3. Dormir maquillada

¡No es un mito! Ir a dormir con el rostro maquillado es uno de los peores hábitos para la salud de la piel.

Los restos químicos de los cosméticos, además del polvo y las bacterias que se acumulan en la superficie, obstruyen los poros y conducen a la aparición de imperfecciones.

Durante la noche la piel aumenta su capacidad de absorción y, al no estar limpia, reduce su nivel de oxigenación.

Como consecuencia aumentan los casos de acné y se acelera el proceso de envejecimiento.

Sugerencias

Limpia todos los días tu rostro y asegúrate de remover el maquillaje en su totalidad.
Enjuaga la piel con agua templada y jabón neutro.
Si no tienes un removedor de maquillaje a la mano, usa aceites esenciales.

4. Exponerse al sol

La exposición moderada al sol nos brinda vitamina D y facilita el bronceado. Sin embargo, hacerlo de forma prolongada, sobre todo a horarios indebidos, puede traer consigo efectos contraproducentes.

Los rayos UV del sol resultan muy agresivos para la dermis y, además de causarle quemaduras, conllevan a la aparición de manchas, arrugas y afecciones cutáneas.

También es fundamental saber que demasiado sol podría provocar cáncer de piel.

Sugerencias
Opta por obtener vitamina D a través de los alimentos o suplementos.
Al exponerte al sol, usa un protector solar de buena calidad.
Opta por broncear tu piel con cremas y productos similares.

5. Apretar los granos

Apretar los granos es placentero y puede parecer la forma más sencilla de eliminarlos. Sin embargo, este acto aparentemente inofensivo es en realidad un grave error.

Al hacerlo hay una gran probabilidad que el poro se infecte o inflame; además, la mayor parte de las veces deja cicatrices o marcas.

Sugerencias
Si tienes demasiados granitos en la piel, consulta al dermatólogo para conocer su causa y el tratamiento más apropiado.
Opta por combatir los granitos con remedios naturales o soluciones dermatólogas suaves.
Ten en cuenta que estos no desaparecen de inmediato y es necesario tratarlos de forma continua hasta controlarlos.
¿Practicas alguno de estos hábitos? Ahora que sabes cuán dañinos pueden ser para tu piel, procura evitarlos al máximo y toma las medidas necesarias para que no te generen problemas.

Fuente: Mejor con Salud